Viaje a Sicilia: La Sicilia del Mito a la Realidad

El día amaneció nublado y unos nubarrones grisáceos en el cielo amenazaban con descargar sobre nosotros todo un océano de agua. Pero claro eso no nos iba a detener, teníamos por delante una doble jornada visitar la ciudad de Noto y luego SiracusaLa ciudad de Noto es increíblemente espectacular con sus plazas arboladas y  sus rectilíneas calles con escalinatas que elevan sus formidables iglesias y magníficos palacios imprimiéndole un  aire versallesco. La antigua ciudad de Noto fue destruida por un terremoto y mandada a reconstruir por un virrey español en el s. XVIII, de ahí su coherente y compacto estilo barroco siciliano. Casi todos sus monumentos importantes se asoman al Corso Vittorio Emanuele, desde la Puerta Reale hasta la Piazza XVI Maggio.





Viaje a Sicilia: del periodo Clásico al Barroco

Desayunamos de lujo en el balcón de la B&B DolceVita, con vistas a la Chiesa di San Calogero y a la Piazzale Aldo Moro. Dicen los italianos de la península, que los sicilianos son tradicionales, amantes de la familia, desconfiados, impasibles, muy religiosos y que tienen un horroroso sentido del humor. Yo añadiría muy malos conductores.


Viaje a Sicilia: La Sicilia Monumental, tras los pasos de los Griegos

Dicen que Sicilia es el lugar del mundo que alberga el mayor número de ruinas mejor conservadas del mundo helenístico, incluso más que Grecia, aunque cueste de creer. No los voy a cansar diciéndoles quién ocupo la isla, porque la lista sería interminable, pero las dos ciudades cuyos lugares arqueológicos visitamos siempre estuvieron a la gresca. Segesta o Egesta, fundada por el pueblo élimo, dicen que fugitivos de Troya y Selinunte, fundada por los griegos.